LA IMPORTANCIA DE LOS PEQUEÑOS DETALLES

El derbi del balonmano cántabro en División de Honor B tuvo todos los ingredientes que hacen grande a este tipo de partidos. Hubo igualdad, rivalidad, emoción, tensión y polémica arbitral. Como pasa casi siempre en estos encuentros, el vencedor se decide en pequeños detalles.

Tras un partido jugado de poder a poder, el Grupo Pinta – Torrebalonmano cayó derrotado ante el Adelma Sinfín. Tras 50 minutos disputadísimos, los de Escudero fueron víctimas de la determinación de Kavoluis y la inspiración de Villa en los instantes finales.

El partido comenzó con un  ambiente excepcional en  las gradas y los dos equipos muy concentrados. El ritmo de juego era casi tan alto como la tensión que se respiraba en ambos bandos. Los goles de Álvaro Polo y Ángel Abel Lamadrid en un acción del partidoFernández fueron contrarrestados por Kavolius con dos lanzamientos exteriores. La igualdad reinaba en un partido vibrante.

El planteamiento defensivo de los visitantes solo tuvo un defecto: Tomas Kavolius. El lateral del Adelma lograba superar con cierta facilidad la muralla del Grupo Pinta. En el otro área, los responsabilidad anotadora estaba más repartida. Una asistencia de Polo aprovechada por Nano ponía a los torrelaveguenses por delante, 4 – 5. Por su parte, el Adelma no se arrugó. Ambos equipos intercambiaban tantos hasta que Alberto Pérez provocó dos exclusiones consecutivas. En la siguiente  acción, fue Calderón el que se marchó al banquillo. El partido ganaba en intensidad y el ambiente en decibelios. Sin embargo, el rosario de exclusiones no clarificó el marcador: ni el Grupo Pinta pudo marcharse ni el Adelma empatar: hacía falta algo más que eso para decidir un derbi.

Con Abel Lamadrid, Alberto Pérez, Joaquín Marcos y Calderón defendiendo en el centro, el Adelma tuvo muchos problemas a la hora de anotar. El atasco local era notable y Reñones tuvo que pedir un tiempo muerto para intentar redefinir la estrategia ofensiva. Sin embargo, el brazo de Kavolius comenzó a encontrarse con Adolfo Gómez y los visitantes abrieron un pequeño margen en el marcador. El primer tanto de Abel Lamadrid dejaba el marcador en 7 a 10. El sueño de escapada naranja se desvaneció con un gol de Noris desde el extremo, un penalti parado por Villamarin y una combinación entre Sanchagarre y Herrero Lon. Un postrero gol de Lamadrid dejaba el electrónico en 9 a 11 al descanso, después de un gran primer tiempo.

La segunda parte comenzó con Villamarín defendiendo la portería del Adelma y una defensa mixta sobre Tomas Kavolius. Sin embargo, el partido no cambió demasiado. La tensión provocaba aciertos y errores a partes iguales. Cuando Adelma encadenó tres acciones positivas, logró ponerse por delante. Novella comenzó entonado y su equipo tomó la iniciativa por primera vez. Cuando peor pintaban las cosas, los torrelaveguenses reaccionaron a lo grande. Calderón y Peña resolvieron la situación y restablecieron la igualdad. El partido parecía abocado a un final apretado.

Cada escuadra explotaba al máximo sus virtudes para mantenerse vivo en un partido muy exigente. Novella encontró petróleo por el extremo mientras que Genio jugaba y hacía jugar a los suyos. El central de Astillero sirvió una inmejorable asistencia a Nano para poner el 17 a 18 en el electrónico. La réplica la dio Kavolius con su quinto tanto de la tarde. A cada acierto de un bando venía otro del rival. Calderón empataba a 20 con 8 minutos por jugar.

La igualdad reinante se rompió con dos tantos consecutivos de los locales, productos de pequeños errores: una pérdida de balón y un error en la marca. 22 a 20 y tiempo muerto solicitado por los visitantes. Quedaban 5 minutos y el Grupo Pinta necesitaba meterse de nuevo en el partido. Y lo hizo gracias a un gol de Abel Lamadrid que trajo de regalo la exclusión de Petricheev. Aún con uno menos sobre la cancha, el Adelma mantuvo su renta gracias a la inspiración de Villa, que detuvo un penalti, y al buen hacer de Kavolius. Dos goles consecutivos del lateral ponían el tanteador en 25 a 22 con dos y medio por jugarse.

Un tanto relámpago de Sumi acercaba a los torrelaveguenses pero esta vez no hubo milagro y la victoria se quedó en Santander. 27 a 24 fue el marcador definitivo de un partido que, independientemente del resultado, nos dejó un inmejorable espectáculo y unas ganas tremendas de que llegue el derbi de la temporada que viene.

FICHA DEL PARTIDO

Adelma Sinfín. Jorge Villamarín, Rubén Llata; Diego Muñiz, Gustavo Alonso, Igor Petricheev, Gildo Cabañeros, Ezequiel Sanchagarre (3), Tomas Kraucevicius (1), Alex Blázquez, Sergio Bárcena (2), Alfons Novella (3), J.Manuel Herrero Lon (5), Younier Noris (5), Tomas Kavolius (8).

Grupo Pinta – Torrebalonmano. Jorge Pérez, Adolfo Gómez; José Miguel González (1),  Abraham Fontaneda, Álvaro Polo (2), Eugenio González (1), Jon Alzaga, Javi Peña (4), Abel Lamadrid (4), Alberto Pérez, Fernando González Gundín (4), Joaquín Marcos (1), José Antonio Calderón (3), Ángel Fernández (4).

Parciales
1 – 2, 3 – 4, 5- 6, 6 – 8, 7- 9, 9 – 11 descanso.
12 – 12, 14 – 16, 17 – 17, 20 – 19, 23 – 21 y 27 – 24 final

Árbitros: Sergio y Francisco Gallardo (Comité andaluz)
Pabellón de la Albericia. 800 espectadores. Al partido acudió una notable representación de los empleados de la empresa TEKA, tradicionalmente vinculada al mundo del balonmano. Durante todo el encuentro mostraron su rechazo al ERE que supondrá el despido de 198 trabajadores.