BM. Torrelavega

AHORA O NUNCA

El Grupo Pinta – Torrebalonmano tiene por delante la mejor oportunidad de la temporada para desterrar de una vez por todas el gafe que persigue al equipo lejos de Torrelavega y que lleva viviendo en el autocar de los cántabros un año y cuatro meses. Los de Juan Escudero visitan la cancha del colista con una única obsesión en la cabeza: ganar fuera de casa.

La ocasión parece fabricada a medida para el conjunto cántabro. Por un lado, vienen de hacer uno de los mejores partidos de la temporada ante su afición. En el choque ante el Barakaldo, los naranjas cuajaron una actuación intachable. Se mostraron serios en defensa y con las ideas claras en ataque. Además fueron capaces de ir madurando el resultado de manera paciente, sin encadenar errores que pusieran en riesgo el marcador.

Por otro lado, el equipo afronta el choque de mañana con la tranquilidad que otorga verse lejos de los puestos de peligro. La victoria lograda en la jornada pasada ha situado al Grupo Pinta – Torrebalonmano con seis puntos de Sumi lanza a portería en el partido de la primera vueltaventaja sobre el descenso. Cualquier atisbo de ansiedad o nervios se diluye en esa holgada diferencia.

La última de las razones que invita a ser optimista en la visita a Pozoblanco es el estado de forma de la plantilla. Desde los dos porteros hasta el último jugador de campo. Todos están rayando a un nivel elevadísimo. El único ausente será Abraham Fontaneda, que jugará con el filial.

Por su parte, el Pozoblanco ve el partido como una auténtica final. Los andaluces solo han ganado dos partidos esta temporada y necesita sumar puntos con urgencia. Nilo Fandiño, Edu Escobedo y Nacho Vico serán las principales novedades respecto al equipo que perdió en Torrelavega por 32 a 26 en la quinta jornada del campeonato.

El partido será mañana, a partir de las 18:00 horas, en el pabellón Juan Sepúlveda de Pozoblanco, con el arbitraje de Juan Manuel Vinagre y Marcos Pérez, del comité extremeño y gallego respectivamente.

Ir arriba