El balonmano espectáculo gusta, convence y gana

El Balonmano Torrelavega cosechó el primer triunfo de la temporada ante un correoso y combativo Bidasoa de Irún. Los de Diego Soto exhibieron un juego alegre y vistoso que hizo las delicias de los aficionados. Cinco minutos mágicos justo antes del descanso rompieron un partido dominado por la vocación ofensiva de ambos conjuntos.

El partido arrancó con los nervios propios del inicio de curso. Los dos equipos tienen entrenador nuevo esta campaña y todos los jugadores querían agradar en el primer examen oficial de la temporada. Tanto torrelaveguenses como irundarras imprimieron un ritmo muy alto al partido y veían puerta con facilidad. El público del Vicente Trueba se divertía con un goteo de goles constante. Errar en dos acciones consecutivas significaba verse por y eso le pasó a los locales. Ugarte y Álvarez eran un martillo pilón sobre la portería de Cristian Pereda y dieron la primera ventaja a su equipo.

La entrada de Calderón y Abel Lamadrid intensificó la defensa local y comenzó a cambiar el rumbo del encuentro. Un par de robos de balón se transformaron en sendos contraataques. Con 10 a 9, Bolea pidió tiempo muerto. El choque tenía alternativas constantes, con ambos equipos castigando continuamente cualquier error del rival. Rayando el minuto 21 llegó la primera exclusión visitante. Crowley dejó a los suyos en inferioridad y los naranjas lo aprovecharon. Parcial de 2 a 0 y el equipo lanzado a romper el partido. Los de Bolea encadenaron dos exclusiones consecutivas y los locales abrieron brecha en el electrónico. El Balonmano Torrelavega firmó un tramo final de periodo memorable, con la defensa apretando de los lindo y volando en cada acción ofensiva. Únicamente las pérdidas de balón de los locales impidieron que la ventaja fuese mayor. Al descanso 21 a 15 con un gol sobre la bocina de Nano.

Tras el paso por el vestuario, el equipo visitante apretó para volver a meterse en el choque. Una salida en tromba facilitada por una exclusión local posibilitó una tímida reacción del Bidasoa pero se quedó en eso. En un tímido intento ante un conjunto muy serio y que mostró un arsenal de recursos ofensivos. Hubo goless de todos los colores: desde el pivote, en velocidad, desde fuera…

Con el partido muy cuesta arriba, Renaud y Ugarte se echaron el Bidasoa a la espalda. El lateral y el pivote contagiaron al resto de sus compañeros y lograron acercarse a tres. Diego Soto paró el partido. Un pase de fantasía de Genio a Nano provocó la exclusión del pivote visitante y el gol de Javi Peña desde los siete metros. La réplica no se hizo esperar. Gol de Ugarte y exclusión de Lombilla.

Los locales se vieron obligados a jugar muchos minutos con uno menos ya que acto y seguido fue “Sumi” el que pasó dos minutos sentado. Afortunadamente, el Balonmano Torrelavega mostró que, además de ser un equipo bien trabajado tácticamente, tiene casta y coraje para aburrir.  La última situación comprometida que tuvo que superar el conjunto de casa fue una inferioridad a 5 minutos para el final. El reto se quedo pequeño. Un gol de Lamadrid situó el 36 a 32 en el electrónico con menos de 3 minutos por jugarse. Ni el tiempo muerto de Bolea ni los 9 goles de Renaud pudieron con los “guerreros naranjas”.

Al final, victoria merecida para el Balonmano Torrelavega e ilusión inyectada en las venas d todos sus seguidores. El balonmano espectáculo gusta, convence y da resultados.

FICHA TÉCNICA

Balonmano Torrelavega. Jorge Pérez, Cristian Pereda; “Sumi” González (4), Oscar Arroyo (1), Eugenio González (1), Guillermo Barbón (1), Javi Peña (6), Abel Lamadrid (6), Borja Lombilla (1), Alberto Pérez (3), Fernando Glez. Gundin (2), Joaquín Marcos, J.A. Calderon (5) y Ángel Fernández (7).

Bidasoa Irún. Alberto Mouriño, Asier Zubiría; Borja Burguete (2), Ander Ugarte (9), Alexis Gimeno (4), Adrian Crowley (1), Fernando Rincón, David Rincón (3), Víctor Aldunate, Asier Aramburu (1), Leo Renaud (9), Jon Azkue (2) y Roberto Álvarez (8).

Parciales

3 – 4, 6 – 6, 8 – 9, 11 – 12, 15 – 14, 21 – 15 descanso

22 – 18, 24 – 19, 28 – 24, 32 – 29, 35 – 31, 37 – 33 final

Árbitros:  Francisco José Gallardo y Sergio Francisco Gallardo (Comité andaluz)

Pabellón Vicente Trueba  800 espectadores.