Sin continuidad, no hay victoria

El Balonmano Torrelavega cayó derrotado ante el Mediocentro Gijón por 29 a 25. Un parcial de 8 – 3 en el arranque del segundo acto condenó al equipo de Soto a la derrota. Ni la inspiración de Jorge Gómez bajo palos ni la reacción visitante bastó para arañar algún punto en  fortín de La Arena.

El conjunto cántabro comenzó bordando el balonmano. La defensa apretaba de lo lindo y los extremos volaban al contragolpe. El segundo tanto de Ángel Fernández obligó a Suárez a detener el juego. Solo habían transcurrido tres minutos y medio pero los asturianos no podían con la defensa visitante.

Tras un buen inicio, los cántabros comenzaron a sufrir la intensidad defensiva de los asturianos. Del minuto 5 al 15, los torrelaveguenses solo produjeron un tanto y el Medicentro Gijón le dio la vuelta al tanteador. “Milu” Vallado crecía en la portería y los nuestros chocaban constantemente contra la defensa gijonesa. Del 1 -3 se pasó al 6 – 4 y al correspondiente tiempo muerto de Diego Soto. Ni las dos exclusiones consecutivas ni el vendaval local logró sacar a los naranjas del choque.

Con la igualdad numérica recuperada, los de casa aceleraron un poco más. Una serie de contragolpes lanzaron a los asturianos y obligaron a los nuestros a mostrar su lado más combativo. Con Carlos Pérez como central y defensas alternativas, los naranjas seguían luchando. Un postrero gol de Abel Lamadrid dejó el electrónico en 13 – 11 al término de los primeros 30 minutos. Los Guerreros Naranjas seguían vivos.

Tras el intermedio, un inicio espectacular de Medicentro Gijón parecía fulminar al Balonmano Torrelavega. Santiago Acetti salió decidido machacar a los cántabros. Dos aciertos consecutivos del 14 local más una asistencia por la espalda a Nacho Huerta abrían la ventaja al máximo. Un parcial de 4 – 0 obligaba a Diego Soto a detener el partido. Calderón y Lamadrid devolvieron el pulso a los visitantes con el partido otra vez cuesta arriba. Huerta y Acetti eran un dolor por el costado derecho mientras la ofensiva naranja parecía apagada por completo. Los nuestros recibieron 8 goles en los primeros 10 minutos y solo anotaron 3. El segundo tiempo muerto del banquillo visitante llegó con 23 – 14 en el tanteador. A los asturianos les salía todo mientras que los torrelaveguenses no encontraban su sitio en la cancha.

Pese a ello, el Balonmano Torrelavega nunca bajo los brazos. Dos tantos consecutivos de Barbón más el cuarto de Ángel Fernández abría los mejores minuto de juego de los visitantes en todo el partido. Las defensas alternativas apagaron la luz del Gijón y los nuestros volaban hacia la portería de Milu Vallado. El parcial fue de 0 a 6 y renta local se quedó en 3. Cuando todos en La Arena daban el choque por cerrado, los cántabros resucitaron.

A partir de ese instante, la zaga gijonesa recuperó su dureza. Para más inri, la pareja arbitral, discutidísima durante todo el choque, excluyó injustamente a Calderón con 4 minutos por jugarse. La remontada se complicaba por momentos. Sobre todo porque el reloj jugaba en contra de los nuestros. El choque concluyó con victoria asturiana por 29 a 25 y con la sensación de que si los nuestros no se hubiesen apagado en el arranque del segundo acto signo del partido habría sido otro.

FICHA TÉCNICA

Medicentro Gijón. Ignacio Fernández, Emilio Vallado; Juanjo Ruesga, Alex Costoya (7), Miguel Paraja, Adrián Fernández (1), Ignacio Huerta (4), David Pellitero (3), Fernando M. López (1), Santiago Acetti (3), Ángel Paraja (5), Pablo Fernández (1), Carlos M. Rodríguez, Maxi Cancio (5).

Balonmano Torrelavega. Jorge Pérez, Cristian Pereda; “Sumi” González, Oscar Arroyo,  Carlos Pérez (1), Guillermo Barbón (5), Javi Peña (1), Abel Lamadrid (5), Borja Lombilla, Alberto Pérez (1),  Joaquín Marcos (3), J.A. Calderón (4) y Ángel Fernández (5).

Parciales

1 – 3, 3 – 3, 6 – 4, 9 – 6, 11 – 7, 13 – 11  descanso

18 – 12, 21 – 14, 25 – 16, 26 – 19, 27 – 23, 29 – 25 final

Árbitros: Amaia Barrena y Mónica García (Comité vizcaíno)

Pabellón La Arena. 650 espectadores.