Prueba de fortaleza

El Balonmano Torrelavega afronta la etapa intermedia de su particular «Everest» recibiendo al Ángel Ximénez – Puente Genil en el Vicente Trueba. Los caprichos del calendario quisieron que los cántabros se enfrenten a los tres primeros clasificados de forma consecutiva, con un oasis como es la visita a la cancha de Zarautz. Así, tras medirse con el Barça, mañana reciben al conjunto cordobés. En dos semanas será el turno del Gijón. Tres rivales durísimos que pasarán por el pabellón torrelaveguense y pondrán a prueba la consistencia de uno de los equipos revelación de la presente temporada.

Joaquín Marcos lanza a porteriaA pesar de que el resultado no fue el deseado por todos, la derrota ante el filial del Barcelona dejó aspectos positivos en Torrelavega. Los pupilos de Diego Soto demostraron que son capaces de competir y tutear a plantillas con un potencial superior al suyo. Además, los cántabros volvieron a exhibir un alto grado de solidaridad sobre la cancha y una capacidad de sacrificio envidiable.

Con esos tres pilares como filosofía fundamental, el Balonmano Torrelavega espera mejorar un poco en labores defensivas y acertar en los momentos determinantes del choque para imponerse al Angel Ximénez – Puente Genil. Los cordobeses derrotaron con holgura a los nuestros en la primera vuelta. Sin embargo, vienen de empatar contra un mermado Adelma Sinfin y de caer en la cancha del líder.

Para recibir a los pupilos de Elvira, Diego Soto podrá contar con casi toda la plantilla. Javi Peña cada vez está mejor y las molestias que padecen varios jugadores no parecen lo suficientemente importantes como para dejarles fuera del choque. El único ausente será Guillermo Barbón, que continúa recuperándose de una fisura en la mano derecha.

El choque comenzará a las 18:30 horas y lo dirigirán Héctor Fraile y Vicente Peris, del comité valenciano de arbitraje.