Se impuso la lógica

El Balonmano Torrelavega venció al Tolosa CF Eskubaloia, en un partido cuyo marcador resulta un tanto engañoso. Los de Diego Soto derrotaron al colista en un choque en el que la profundidad de su banquillo resultó determinante. La entrada de Sergio Crespo ayudó a los naranjas a cambiar el ritmo propuesto por los visitantes desde el inicio del encuentro.

Con el Vicente Trueba un tanto frío, cada equipo comenzó mostrando su estilo sobre la cancha. Los de Soto trataron de imprimir un ritmo muy alto mientras que los de Nogués llevaban cada acción hasta el límite. De hecho, sus dos primeros ataques de los visitantes se resolvieron al límite del pasivo. El ambiente era de siesta general y eso beneficiaba a los visitantes. Con un ritmo lentísimo y acciones eternas en ataque, los tolosorras se mantenían en partido gracias al acierto de Ioritz Goikoetxea. Un exclusión de Maxi y otra de Marcos Dorado prácticamente consecutivas tampoco ayudaban a los cántabros a subir de revoluciones el encuentro. La situación terminó de complicarse cuando Cancio fue excluido por segunda vez antes de alcanzar el primer cuarto de hora de encuentro. Aún con todo, cuando la igualdad volvió al parqué, el tanteador era de empate a ocho.

El BMT necesitaba acabar con el balonmano-control que proponía Tolosa y para eso recurrió a lo que mejor sabe hacer. Apretar atrás y correr a la contra. El primer tanto de Antón Setién, en el minuto 17, y un zambombazo de “Mojo” en posicional daban el primer respiro a los cántabros, 10 – 8. Sin embargo, la ofensiva naranja no fluida como en otras ocasiones. Soto buscó cambiar el ritmo dando entrada a dos extremos nuevos, a Carlos Pérez como lateral zurdo y Sergio Crespo . La profundidad del banquillo local fue determinante. Un penalti marcado por José Carlos Hernández y una contra aislada de Vicente Benito provocó el primer tiempo muerto del choque, (12 – 9).

A pesar de que Tolosa se agarraba al parqué con uñas y dientes, el BM Torrelavega había puesto la velocidad de crucero. Dos contras seguidas, una de Vicente Benito y otra de Ramiro Merino, abrieron la brecha hasta seis, (16 – 10). Cada pelota suelta se convertía en un relámpago contra la portería tolosarra. Sergio Crespo castigaba sin compasión el arco de Otegui. Un penalti detenido por Luis de Vega dejó el tanteador en 18 – 12 al descanso.

Con Pablo San Emeterio bajo los palos y Nico Colunga al mando de la ofensiva local, los naranjas regresaron al parqué un tanto fríos. El colapso local le bastó a Tolosa para firmar un parcial de 0 a 3 que les metía de lleno en la pelea por la victoria. Nico Colunga, en un precioso lanzamiento por elevación, frenó la hemorragia pero la herida seguía abierta. Iker Ortiz obligaba a Soto a detener un partido el partido. Los suyos habían recibido un parcial de 1 – 4.

El receso ayudó a los cántabros a revolucionar un partido que amenazaba con complicarse. Nico Colunga marcaba y asistía para que Marcos Dorado devolviese la tranquilidad a la grada, 22 – 17. Además, los visitantes sufrieron dos inferioridades consecutivas que allanaron el camino naranja. Sin embargo, el arreón local no fue suficiente para mandar a la lona a Tolosa.

Cuando los de Nogués recuperaron la igualdad, volvieron a ese ritmo cansino y pausado que tan buen rendimiento les dio en el primer acto. Las jugadas al borde del pasivo se sucedían hasta que aparecía un hueco por el que mandar la pelota a las mallas. Así, Goikoetxea establecía el 24 – 22 que encendía todas las alarmas en el Trueba. Con 13 minutos por delante, los guipuzcoanos iban lanzados a por su segunda victoria de la temporada. El cúmulo de despropósitos de terminó con una pelota que le escapó entre las piernas a Luis de Vega y una expulsión de Marcos Dorado difícil de comprender. A los cántabros les tocaba estar cuatro minutos con uno menos, justo cuando más caliente estaba el choque.

En ese instante, cuando peor pintaba la situación, emergió la figura de Luis de Vega para encadenar dos paradas vitales. Dos acciones de calidad del cancerbero local que aprovechó Nico Colunga para recuperar los cuatro de ventaja para su equipo. Los torrelaveguenses necesitaban apretar para no complicarse la vida pero el partido no apuntaba hacia un final tranquilo. Larrañaga, por el centro en apoyo, hacía el 27 – 25.

Quedaban seis minutos en un fogonazo de inspiración, el BMT resolvió el entuerto. Sergio Crespo, en dos ocasiones, y Carlos Pérez firmaron un parcial de 3 – 0 , exclusión de Iker Ortiz mediante. Del 27 – 25 al 30 – 25 en un minuto y medio. Con uno menos, los tolosarras optaron por atacar sin portero y eso provocó otros dos goles fáciles de Carlos Pérez y Sergio Crespo. El lateral culminó su particular exhibición con un gol de rosca imposible. 33 – 25 y partido resuelto. De este modo, los torrelaveguenses vencieron por ocho, 34 – 26, y se mantienen una semana más en puesto de fase de ascenso a liga ASOBAL

FICHA TÉCNICA

Balonmano Torrelavega. Luis de Vega, Pablo San Emeterio, Carlos Pérez (2), Edu Fernández (2), Vicente Benito (2), Pepe Oliver, Sergio Crespo (9), Genio González (3), Maxi Cancio (1), Sergio Rodríguez (3), Remiro Merino (2), Antón Setién (1), Marcos Dorado (2), José Carlos Hernández (3) y Nico Colunga (4).

Tolosa FC Eskubaloia. Urtzi Otegui, Aitor Ibarguren; Joseba Garmendia (2), Estanis Arsuaga, Aitor Iturralde, Ioritz Goikoetxea (10), Aitor Díaz De Cerio (1), Iñigo Arratibel (1), Asier Zubiría (3), Iker Ortiz (4), Andoni Zubeldia (3), Daniel Mendinueta, Asier Larrañaga (2) y Lander Casado.

PARCIALES

1 – 1, 4 – 4, 7 – 8, 10 – 8, 13 – 9, 18 – 12 descanso

18 – 15, 22 – 17, 24 – 21, 27 – 23, 29 – 25, 34 – 26 final

 

Árbitros: Luis Ignacio Colmenero y Víctor Rollán (CA Castilla y León)