BM Torrelavega

El BM Torrelavega disputará la fase de ascenso a la liga Asobal

El BM Torrelavega ha puesto la rubrica a una temporada para el recuerdo con una victoria de postín en la cancha del Cajasur Córdoba de Balonmano. Los de Diego Soto supieron sobreponerse a un equipo que se jugaba toda la temporada a una carta y conseguir un triunfo que les clasifica matemáticamente para disputar la fase de ascenso a la máxima categoría del balonmano nacional.

Cordobeses y torrelaveguenses saltaron al parqué sabiendo lo que se jugaban. Para unos, ganar significaba la gloria en un año histórico. Para otros, vencer suponía llegar con vida a la última jornada. Era un todo o nada para los locales y esa tensión se dejó notar desde el primer balón del choque. No en vano, los nervios atenazaron los brazos y hubo que esperar cinco minutos para que Maxi Cancio abriese el tanteador. El tanto inicial del hispano uruguayo encontró continuidad en dos acciones marca de la casa Hernández. Dos dianas consecutivas desde el extremo izquierdo que provocaron el primer tiempo muerto del partido.

Los diez primeros minutos apuntaban a una victoria cómoda de los visitantes pero nada más lejos de la realidad. En cuanto el BM Torrelavega sufrió su primera exclusión, los locales le dieron la vuelta el electrónico. Portero y Jiménez tiraban del carro andaluz. Recuperada la igualdad, los naranjas demostraron por qué son el segundo mejor visitante del campeonato. Apoyados en una defensa sólida fueron incrementando su renta de manera paulatina. Sin prisa pero sin pausa. Genio González firmaba el 4 – 8 cuando se sobrepasaban los primeros 20 minutos de juego.

El choque era trabado pero los naranjas se movían como pez en el agua. Bastaba con gestionar la ansiedad del rival y mantener el goteo de goles. Sin embargo, con Sergio Rodríguez excluido, Cajasur Córdoba de Balonmano sacó su carácter a relucir. Los de Escribano firmaron un parcial de 5 – 0 en cuatro minutos. Es decir, en ese lapso de tiempo marcaron más goles que en los 22 minutos anteriores.

Tras el tiempo muerto de rigor, Edu Fernández cortó la sangría y el partido entró en una fase de intercambio de goles. Así se llegó al ecuador del choque con empate a 10 y la sensación de que todavía quedaba faena por hacer.

El segundo acto iba a decidir si los naranjas tocaban el cielo o si los granates se mantenían con vida. Y a tenor de cómo arrancaron ambas escuadras, la segunda opción parecía la más probable. Dozkic y Juanjo Ortega alimentaban el sueño local. La caballería visitante no tardó en salir al rescate y, aún en inferioridad, logró recuperar el parcial y ponerse por delante.

De este modo se abría una fase de alternancias en el electrónico y de muchos nervios en la grada de Vista Alegre. La igualdad y la responsabilidad se apoderó del encuentro. Con empate a 16, el BM Torrelavega lanzó la primera dentellada seria para romper el partido.

Corría el minuto 40 y los cántabros fabricaron un parcial de 1 – 4. Un misil a la línea de flotación cordobesa que dejaba a los andaluces pendientes de un hilo. Edu Fernández establecía el 18 – 21 cuando el choque entraba en su recta final. Los locales se agarraron a la pista con todo lo que les quedaba dentro y, aprovechando la exclusión de Marcos Dorado, volvieron a recuperar el pulso. Labraca arrimaba a los suyos a un solo gol.

Cajasur Córdoba de Balonmano hacía la goma como si de un rodador de clásicas de tratara pero no contaba con el cambio de ritmo del BM Torrelavega. Cuando todo indicaba que el partido se iba a decidir por la mínima, los de Diego Soto subieron un plato, bajaron un piñón y sacaron de rueda a su adversario. Un nuevo parcial de 1 – 4 dinamitaba el partido. Cuatro dianas como cuatro soles que enterraban las opciones locales para júbilo de los integrantes de la expedición naranja. 21 – 25 con 90 segundos por jugarse. La victoria ya había elegido colores.

Los dos goles postreros de José Baena tan solo sirvieron para maquillar un partido enorme del BM Torrelavega. Un 23 – 25 que quedará para la historia del club y del deporte de la ciudad. Un electrónico que supone un billete en primera clase para intentar el segundo ascenso consecutivo.

Ficha Técnica

Cajasur Córdoba de Balonmano. Alejandro Morón, Ramón Fuentes; José María Gilarte, Francisco del Águila (1), Juanjo Ortega (3), Julián Portero (6), José Antonio Jiménez (2), Juan Herrera, Juan Alfonso Ruano, Sergio Labraca (2), Borja Chastang, Pablo Martín, Marko Dzokic (4), Francisco Gallego, José Baena (3) y Francisco Morales (2).

BM Torrelavega. Luis de Vega, Pablo San Emeterio; Carlos Pérez, Edu Fernández (3), Vicente Benito (1), Pepe Oliver, Sergio Crespo (6), Genio González (2), Maxi Cancio (3), Sergio Rodríguez (1), Ramiro Merino (3), Antón Setién, Marcos Dorado (2), José Carlos Hernández (3) y Nicolai Colunga.

Parciales

0 – 0, 1 – 4, 3 – 5, 4 – 6, 6 – 8, 10 – 10 descanso

12 – 12, 15 – 15, 17 – 18, 18 – 21, 20 – 21, 23 – 25 final

 

Árbitros. Josu Ansoleaga y Aitor Izquierdo (C.A. País Vasco)