Balonmano Torrelavega

La portería de la ilusión

El Balonmano Torrelavega ha configurado una portería que encarna a la perfección lo que es la ilusión por este deporte. Son dos cancerberos jóvenes aunque con experiencia contrastada tanto en la División de Honor Plata como en diversas competiciones internacionales. El brasileño Murillo Araújo encarará su segunda temporada en Torrelavega con el objetivo de consolidar las excelentes maneras que ha mostrado durante este curso. El argentino Marco Krimer supone un refuerzo de lujo para conformar una portería con mayúsculas. Juntos conforman una pareja de cancerberos que representan a la perfección aquello de jóvenes pero sobradamente preparados.

Murillo Araújo, internacional junior con la canarinha, ha renovado por dos campañas más con la entidad del Besaya. El carioca, de 190 centímetros y 92 kilos de peso, ha completado una temporada de debut realmente meritoria. En apenas unos meses, superó el hándicap de salir de Brasil y se adaptó a la perfección a la dinámica del conjunto naranja. De hecho, ha terminado el curso 17/18 como uno de los grandes favoritos de la grada.

Balonmano Torrelavega
Marco Krimer. Foto RFEBM.

Su compañero de posición también sabe lo que es cruzar el charco para convertirse en profesional del balonmano. El argentino Marco Krimer, de 21 años y 1,87 metros de estatura, es un jugador poderoso físicamente y con unos reflejos realmente asombrosos. Tras jugar jugar con Argentina el Mundial juvenil de 2015 y el júnior de 2017, recaló en Zumosol ARS Palma del Río para cubrir la vacante dejada por el sevillano Manu López, retirado el curso pasado.

Antes de llegar a Palma del Río, Marco Krimer dio el salto a Europa de la mano del Helvetia Anaitasuna, en donde estuvo una temporada y media en el conjunto de Primera Nacional. Ahora, tras consolidarse como uno de los porteros más prometedores de la categoría, llega a Torrelavega con la intención de seguir creciendo. “Una conocida la baja de Pablo Salvarrey, Krimer era mi primera opción” confiesa un satisfecho Alex Mozas. “Es un portero joven, que está en la órbita de la selección nacional absoluta y que tiene mucho hambre para mejorar” continúa el técnico naranja.

Con la portería cerrada, el Balonmano Torrelavega 18-19 ya cuenta con once jugadores