Balonmano Torrelavega

Jordi Ribera y Carlos Viver dirigen las jornadas de tecnificación de la Federación Española en Torrelavega

Jordi Ribera, técnico de la selección española masculina, y Carlos Viver, preparador de la selección femenina, dirigirán las jornadas de tecnificación que la Real Federación Española de Balonmano desarrolla desde mañana en Torrelavega. El pabellón Vicente Trueba acogerá dos días de intenso trabajo con los jugadores y jugadoras más prometedores de la región nacidos los años 2002 y 2003.

El Balonmano Torrelavega ha puesto su infraestructura a disposición de esta iniciativa que organizan conjuntamente las federaciones cántabra y española y que cuenta con la participación del Ayuntamiento de Torrelavega. El objetivo fundamental de estas sesiones de entrenamiento es detectar a los talentos emergentes de la región y establecer una pauta de seguimiento para valorar su participación futura en los distintos combinados nacionales.

Balonmano Torrelavega
Carlos Viver.
Foto de EFE/FILIP SINGER

Ribera y Viver capitanearán un staff técnico en el que también participa Alex Mozas, actual entrenador del Balonmano Torrelavega. Ambos seleccionadores han diseñado un plan de trabajo realmente completo para los 20 chicos y las 20 chicas seleccionados previamente. De hecho, los entrenamientos comenzarán mañana a las 7:30 de la mañana y se prolongarán las 20:45 de la tarde. Durante ese tiempo, habrá sesiones de pista, entrenamientos técnicos, vídeos y charlas. Al día siguiente, la actividad arrancará a las 8:30 con un entrenamiento específico para porteros. La clausura oficial de este stage de preparación está prevista para las 13:45 horas.

El Balonmano Torrelavega es el club de Cantabria que más jugadores aporta a esta concentración. En concreto, cinco chicas (Lucía Saez, Deva Quintana, Laura Torralba, Julia Vidal y Sara Gutiérrez) y un chico (Iker López) para un total de seis representantes en ambas categorías. Esta circunstancia refrenda el enorme trabajo realizado con las secciones inferiores de la entidad durante los últimos años y supone un estímulo para tratar de mejorar aún más el nivel de la cantera naranja.