BM Torrelavega

Otro «Miura» para el Ford Alisauto BM Torrelavega

El Ford Alisauto BM Torrelavega y el Blasgón y Bodegas Ceres Villa de Aranda disputarán un duelo de necesidades en el pabellón Príncipe de Asturias de la localidad burgalesa. Los de Juan Moreno deben sumar para mantenerse fuera de los puestos de descenso mientras que los de Mozas buscarán dos puntos a domicilio para coronar a lo grande el magnífico trabajo realizado durante toda la semana.

Ganar en Aranda refrendaría el valioso punto conseguido en Zarautz en el partido del miércoles. Primero porque inyectaría una dosis de confianza extra a una plantilla que atraviesa un gran momento de forma. Y segundo porque conseguir victorias fuera de casa es lo que está marcando la diferencia en una División de Honor Plata más igualada que nunca. Hasta la fecha, los de Mozas han cosechado dos triunfos y cuatro empates lejos de Vicente Trueba.

Más allá de las cábalas, cuerpo técnico y plantilla están concentrados en cómo neutralizar el potencial de Blasgón y Bodegas Ceres Villa de Aranda. Los de Juan Moreno llegan al choque tras conseguir sus primeros dos puntos a domicilio en la cancha del Acanor Atlético Novas. Los refuerzos incorporados por el equipo castellano en el mercado invernal han dado otro aire a un equipo que ha conseguido nueve de los últimos catorce puntos en juego. En sus dos partidos más recientes como locales, han logrado vencer a Viveros Herol BM Nava y al Barça B Lassa. El central Lucas Grandi, el pivote Bruno Cerrota y el lateral Julián Souto, todo ellos internacionales con Argentina, han cambiado por completo la fisonomía de una escuadra realmente competitiva.

El partido comenzará a las 19:00 y será dirigido por los colegiados andaluces Alejandro Núñez y Jorge Rodríguez. A buen seguro, será un encuentro completamente diferente al que protagonizaron ambos contendientes en la jornada nueve de la primera vuelta. Por aquel entonces, en un choque disputado de poder a poder, los cántabros lograron imponerse a los castellanos por cinco, 28 – 23. El empuje local terminó por desfondar la resistencia oponente en los diez últimos minutos.