BM Torrelavega

La Federación Española aplaza el partido entre Conservas Alsur Antequera y el Ford Alisauto BM Torrelavega

El Ford Alisauto BM Torrelavega tendrá que esperar para visitar la pista del Conservas Alsur Antequera. El Comité Nacional de Competiciones de la Real Federación Española de Balonmano ha determinado el aplazamiento del choque entre el tercer y el cuarto clasificado de la División de Honor Plata atendiendo al informe emitido esta misma mañana por los servicios médicos del órgano federativo.

Esta resolución prevalece sobre un comunicado enviado ayer en el que se apostaba por la celebración de todos los partidos, incluido el que debía enfrentar a cántabros y andaluces, a puerta cerrada. Sin embargo, el último análisis realizado por de los servicios médicos federativos, en el que se confirma la detección del virus en varios jugadores del TROPS Málaga, unido a la petición de aplazamiento realizada por ambos clubes han motivado esta decisión.

De este modo, cinco encuentros correspondientes a la jornada 22ª de la División de Honor Plata se jugarán sin público en la grada y los otros tres (Conservas Alsur Antequera – Ford Alisauto BM Torrelavega; Blasgón y Bodegas Ceres Villa de Aranda – Barça B y Amenabar ZKE – Trops Málaga) quedan suspendidos sin fecha concreta para su celebración.

Esta decisión de la Real Federación Española de Balonmano ratifica el planteamiento realizado por el club naranja desde principios de semana. En una instancia previa, el BM Torrelavega ya había solicitado la suspensión del choque porque no había seguridad absoluta de evitar nuevas infecciones. Dado que, según el Ministerio de Sanidad, el periodo de incubación del virus oscila entre 15 y 21 días y que el pasado 29 de febrero los antequeranos se enfrentaron al Trops Málaga, equipo con dos casos diagnosticados, el club puso sobre la mesa la opción de aplazar el encuentro.

De hecho, la postura del club va un poco más allá y apuesta por la suspensión automática de la jornada siguiente como medida preventiva. El parón de la competición previsto en el calendario con motivo de la Semana Santa y las dos semanas de inactividad que se contemplan desde el final de la liga regular hasta el inicio de play off de ascenso ofrecen ventanas temporales suficientes para recuperar las fechas pérdidas y se minimizarían los riesgos de nuevas infecciones.