BM. Torrelavega

La ilusión eterna de Genio González

Decía el famoso coronel de Gabriel García Márquez que “la ilusión no se come, pero alimenta”. La cita de la novela del escritor colombiano parece hecha a medida para Genio González que, a sus 44 años recién cumplidos, ha decido continuar una temporada más defendiendo la camiseta del Ford Alisauto BM Torrelavega.

Después de doce campañas repartiendo lecciones deportivas y humanas sin darse ninguna importancia, el capitán naranja tenía previsto retirarse. “Quería haberlo dejado con el club en una nueva fase de ascenso, peleando de nuevo por estar entre los más grandes” explica. Y su plan, como los pases imposibles que dibuja en su cabeza a velocidad de vértigo, iba sobre ruedas hasta el pasado mes de marzo. “Cuando me enteré de que no seguíamos compitiendo, empecé a darle vueltas a la cabeza. No quería irme así, sin despedirme en la cancha de mis compañeros ni poder agradecerle a la afición todo lo que ha hecho por mí” reflexiona el jugador de Astillero.

Tras hablar con Álex Mozas, “que me ha dado todo su respaldo”, y valorar la situación con el club, “que ha buscado la mejor fórmula posible”, Genio González volverá a vestirse de corto en la campaña 20/21. La última, de verdad, en su carrera deportiva. “Es que no tengo gasolina para más” asegura entre risas.

El próximo mes de agosto comenzará a escribir el último capítulo de un legado que permanecerá para siempre en la historia de la entidad. Una campaña, la decimotercera en Torrelavega, en la que volverá a combinar su profesión de pescador con su faceta deportiva. Los madrugones diarios con los viajes del fin de semana. Un sacrificio tremendamente exigente que él suple con la ilusión de quien ama profundamente lo que hace. “Este club acabará llegando a ASOBAL y yo quiero ayudar a conseguir eso en mi último servicio” comenta. “Sería el mejor premio que podría tener como deportista”.

Poner el punto y final con el equipo en la máxima categoría es una posibilidad fruto de un trabajo madurado durante más de un década. “Hemos evolucionado muchísimo como club, hasta el punto que somos uno de los más respetados de la categoría” explica Genio. Diego Soto logró cambiarnos el chip y Mozas está dando un paso más. Tanto a nivel de estructura como en el trabajo con la cantera, el Ford Alisauto BM Torrelavega es uno de los mejores de la División de Honor Plata”.

BM Torrelavega
Genio González

A pesar de ser un portento físico y tener unos fundamentos técnicos al alcance de muy pocos jugadores de la categoría, Genio González sabe perfectamente cuál será su rol en la temporada que viene. “Yo tengo que ayudar en todo para que todo salga fluido y el vestuario siga siendo la piña que es” argumenta el jugador. Él sólo suma más años que Nico Colunga e Isi Martínez juntos– “cuando yo debuté en Primera Nacional, no había nacido ninguno de los dos” – pero está encantado con trabajar a su lado. “Sería ridículo mosquearse porque es ley de vida” continua “los dos me respetan muchísimo y yo disfruto al máximo teniéndoles cerca porque siempre son capaces de enseñarme algo”.

Genio González asume el papel de mentor con la naturalidad de quién entiendo que la grandeza pasa por hacer mejores a los demás. “Son esponjas, aprenden rapidísimo y compiten a muerte. No se puede pedir más”.

La renovación del jugador redondea la plantilla de un Ford Alisauto BM Torrelavega que ha apostado por la continuidad como mejor valor para acometer un nuevo intento para alcanzar la ASOBAL. Mozas dispondrá de 19 efectivos, con las únicas caras nuevas de Dani Serrano y Jaime Gallego “Lo mejor que tenemos es el bloque. Aquí hay dos o tres tíos por puesto que dan un nivel altísimo”.

Ir arriba